Saltar al contenido

Ingreso a 1º grado. ¿Cómo elegir una escuela?

Silvana Mermelstein
Licenciada en Psicología.
Vicedirectora de Proyecto Sur.

El ingreso a primer grado suele ser un momento fundamental en la vida familiar. Aún contemplando las variantes, porque depende si se trata del primer hijo que además ingresa a primer grado, o del segundo o los siguientes…

Pero es fundamental porque se trata de tomar decisiones: los padres tenemos que proyectar qué tipo de educación queremos para nuestros hijos, qué posibilidades tenemos, qué expectativas.

La educación no comienza con el ingreso a la escuela primaria, sino desde el momento del nacimiento: desde el mundo familiar, que en un comienzo va a alojar a ese niño. Sigue en casa y también en el jardín de infantes.

Sin embargo, el momento de comenzar la primaria se vive como un hito, una marca, el ingreso a una cultura nueva: la de la responsabilidad, los horarios, los boletines, el cuaderno prolijo, etc, etc. De sólo pensar, a nosotros los grandes nos da dolor de panza…

Es importante saber que tanto lo que hicimos los padres hasta ese momento, como el trabajo de los docentes del jardín, preparan al niño para afrontar el pasaje. También debemos confiar en los chicos y sus capacidades para transitar nuevas experiencias.

En el momento de la elección, es necesario despejar algunos criterios: escuela pública o privada, laica o religiosa, tradicional o ajironada. Estas divisiones, aparentemente muy tajantes, son simplemente el paso inicial para introducir la problemática.

También hay algunas preguntas decisivas para ir reflexionando y tomar la decisión con tiempo: ¿Queremos una escuela similar a la nuestra o algo muy diferente? ¿Fue una buena experiencia nuestra escolaridad primaria? ¿Qué es lo más importante para nuestra elección? Antes de avanzar con la elección, tenemos que establecer prioridades.

Cada familia irá encontrando respuestas y abriendo nuevas preguntas. Lo importante es la coherencia entre los valores, criterios, ideología de la escuela y la familia. Aunque no se trate de una sintonía absoluta, ya que siempre va a haber alguna diferencia.

Si la decisión es que el niño continúe en la misma escuela del preescolar, se trata de hacer un proceso de reelección de la misma escuela recabando toda la información necesaria.

Para los niños, sin duda es un momento muy importante en la vida. Implica crecer, “ser más grande”. Según la singularidad de cada niño, ello puede generar temores, inquietudes, ganas, expectativas, o la mezcla de un poquito de todas esas emociones. Necesitan acompañamiento y si preguntan cómo es primer grado, que los adultos les podamos transmitir aquello que creamos sea lo mejor para ellos.

El legado de la educación es el mejor que podemos brindarle a nuestros niños. Educación entendida en sentido amplio: la de casa, la del club, la cultura del lugar donde viven y crecen y la escuela. La escuela tiene un lugar privilegiado porque los tiene a ellos, los chicos, como protagonistas de sus aprendizajes, es un lugar para socializarse y construir el mundo en que deseen vivir.

Muchos niños no pueden acceder a ir a la escuela y las secuelas de esto son, además de un profundo dolor, un pueblo más pobre y desvalido, sujeto a los avatares del poder que los domine.

Es por todas estas razones que es muy importante que le dediquemos un tiempo a la reflexión para realizar una elección satisfactoria para nuestros hijos.

El desafío para los padres es invitarlos a pensar. El futuro de los niños lo merece.

Otros artículos que pueden ser de su interés…

EL PORTAL EDUCATIVO ®